SEAT y Aqualia han firmado un acuerdo de colaboración para llevar a cabo el desarrollo de proyecto SMART Green Gas. Se trata de un innovador proyecto mediante el cual, se busca obtener biocombustible renovable de origen 100% español y procedente de aguas residuales. Dicho combustible podrá ser usado en vehículos capaces de utilizar gas natural comprimido (GNC), también denominado gas vehicular. Para marcar el inicio de esta colaboración, SEAT ha entregado dos unidades del SEAT León TGI de Aqualia.

Este proyecto realizado conjuntamente por ambas compañías tendrá una duración de cinco años. Y desde inicios de este mes de octubre se han iniciado las pruebas piloto en la planta depuradora de aguas residuales de Jerez de la Frontera, en Cádiz. Los dos SEAT León TGI que han sido entregados a Aqualia serán entregados para realizar las pruebas necesarias con el biometano obtenido de aguas residuales para confirmar y verificar la cadena de producción hasta la obtención y uso del mencionado combustible.

SEAT León TGI Aqualia

A través de la producción de gas renovable y 100% español, se espera realizar un fuerte impulso a la investigación y creación de combustibles alternativos en el sector del automóvil en España. Una de las principales ventajas que ofrece el biometano es la reducción de hasta el 80% de las emisiones de CO2 en comparación con un vehículo que utiliza exclusivamente gasolina.

SEAT valora de manera muy positiva esta colaboración, ya que la marca española es uno de los fabricantes de automóviles que más apuesta por combustibles alternativos como el mencionado Gas Natural Comprimido (GNC). En este proyecto también encontramos otras grandes empresas como Gas Natural Fenosa y Naturgas EDP así como organismos públicos de investigación como el Instituto Catalán de Investigación del Agua (ICRA) y las Universidades de Girona, Valladolid y Santiago de Compostela.