El Salón del Automóvil de Frankfurt 2017 nos ha dejado, más allá de las novedades introducidas por los principales fabricantes europeos, americanos y asiáticos, algunas primicias exóticas y muy exclusivas como la que aquí os presentamos. Se trata del nuevo Aspark Owl, un superdeportivo 100% eléctrico con el que llegará al mercado para hacer frente a los coches eléctricos más radicales.

Con una imagen que nos rememora a los años dorados de la industria del automóvil en los que surgieron los Ferrari o Lamborghini más extremos y populares, el nuevo Aspark Owl luce un diseño muy aerodinámico con rasgos marcados que transmiten potencia y altas prestaciones. Llegado desde el lejano Japón, más allá de su diseño, lo más interesante de este modelo es su apartado técnico y mecánico.

Aspark Owl

Cabe destacar que el Aspark Owl está construido casi en su totalidad con fibra de carbono, por lo que su peso es bastante ligero teniendo en cuenta que se trata de un vehículo eléctrico de batería. Y aunque no hay muchos detalles sobre su tren motriz, la compañía ha sido bastante valiente al afirmar las prestaciones de las que dispondrá este superdeportivo puramente eléctrico.

En sus entrañas, la mecánica eléctrica arrojará una potencia de, aproximadamente, 1.000 CV. Gracias a ello, el Aspark Owl será capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 2 segundos. De ser cierto, se convertirá en el coche de producción más rápido de mundo en completar dicho sprint desde parado. El desarrollo del Owl está en marcha desde el año 2014. La compañía nipona asegura que en las próximas semanas revelarán más detalles sobre su plan de producción y lanzamiento. Como cabría esperar, no será nada económico.

Fotos del Aspark Owl