Conducir un coche de gas: ahorro económico y evitar las restricciones al tráfico

0
233
Conducir un coche de gas natural comprimido

En más de una ocasión hemos hablado en GreenCars de los beneficios de utilizar el gas natural vehicular como combustible en lugar de utilizar carburantes tradicionales como pueda ser la gasolina o el diésel. El GNC (Gas Natural Comprimido) tiene grandes ventajas tanto en el plano ecológico como económico. Con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, queremos recordar algunos de los beneficios de conducir un coche de gas.

Las dos grandes ventajas de conducir un coche de gas natural comprimido frente a uno que haga uso del diésel es el ahorro económico y evitar las restricciones al tráfico en las grandes ciudades durante los episodios de alta contaminación. Por kilómetro, un coche de GNC ofrece un ahorro aproximado del 30% con respecto a uno diésel. También tenemos las diferentes ayudas y subvenciones que hay en vigor para incentivar su compra.

Conducir un coche de gas natural comprimido

Por otra parte, y no menos relevante, tenemos las reducciones en el importe de los peajes y aparcamientos. A lo largo de un año el ahorro puede alcanzar los 1.000 euros. Además, al contar el vehículo con dos depósitos (uno para la gasolina y otro para el gas natural) contaremos con el doble de la autonomía en comparación con un automóvil convencional pasando la barrera de los 1.000 kilómetros sin necesidad de parar a repostar.

Recordemos que al conducir un coche de gas natural comprimido, en caso de que el gas se agote, el motor pasará automáticamente a funcionar con gasolina y el conductor no notará ningún cambio. En el momento del repostaje no hay grandes problemas ya que hay repartidas por España 50 «gasineras», una cifra que va en aumento debido a que cada vez son más las marcas que apuestan por este combustible alternativo y ecológico.

Dejar respuesta